domingo, 15 de marzo de 2009

Under the sunlight

El fin de semana, como de costumbre, parecía que se presentaba movidito, pero esta vez no fue así. Después de un viernes surrealista, de cuyas imágenes no quiero acordarme..., me levanté el sábado con unas ganas tremendas de estrenar la temporada de playa, y los 20 grados de Barcelona ayudaron a llevar a cabo mis intenciones.


Así que metí todos mis bártulos (la casa entera) en mi tote bag y me dirigí a la Villa Olímpica a disfrutar de los primeros rayos de sol pre-primaverales; y parece ser que no fui el único que pensó en la misma idea...

Aunque a raíz de las miradas, nadie llevaba los jeans tan cortos ni tantas cosas encima para tomar el sol durante unas horas (La máxima de "llama la atención allá donde vayas" es imprescindible).

Pero cuando llegas y descubres que tu tono de piel, similar al de los productos lácteos, todavía lo es más en comparación de los allí presentes te dan ganas de hacer un "Apaga y vámonos". Así que desde este preciso momento, la O.B. no sólo será en cuestiones alimenticias.


PD: Mañana Raquel y yo, cual niños cantores de Viena, vamos a hacer un cásting. Deseadme suerte a mí porque ella no la va a necesitar. Lo va a hacer estupendamente!

3 comentarios:

  1. desde luego, un poco precipitado no? el tono blanco no es malo, solo hay que saber mezclar el resplandor de tu piel con algo que te de vida, no sé! un rojo o verde? eso es primavera, y ya irás cogiendo colorcito!
    bss

    ResponderEliminar
  2. dios mío cuando será verano! quiero calorcito, sol, playa.. comprarme un jumpsuit, sacar de su cajita las romanas.. qué ganas!
    un besito

    ResponderEliminar